Si estás por abrir tu propio negocio, ¡felicidades por tu nuevo emprendimiento! Pero, además de los nuevos retos que implica tu nueva actividad económica, es muy importante que te des de alta en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) para que comiences con el pie derecho tus obligaciones fiscales. Por ello hemos creado este artículo sobre todo lo que debes saber sobre el Régimen de Actividad Empresarial y Profesional.

¿Qué es un régimen fiscal?

Lo primero que debes saber es qué es un régimen fiscal. Este se refiere al conjunto de regulaciones que determinan la situación fiscal de cada uno de los contribuyentes (tanto personas físicas como morales), el cual dependerá de la actividad económica que realicen así como de los ingresos que perciban por los mismos. 

Esto significa que, todas las personas que comienzan a percibir ingresos económicos como pago por sus actividades, deberán darse de alta en el SAT para comenzar con sus derechos y obligaciones tributarias, de esta manera contribuyen al gasto público del país.

¿Cuál es el Régimen de Actividad Empresarial y Profesional? 

También conocido como RAEP, este régimen es para todos aquellos individuos  que realizan actividades empresariales y no establece ningún límite de ingresos. Este tipo de actividades pueden ser de índole comercial, industrial, ganaderas, o agrícolas

Ahora bien, si no realizas actividades empresariales pero sí realizas actividades profesionales que son especializadas y de forma independiente, este régimen fiscal también es para ti.

Por actividades profesionales se refiere a todos aquellos contribuyentes que para ejercer sus funciones laborales de forma independiente es necesario que cuenten con un título que avale sus conocimientos (como sucede con médicos, enfermeras, abogados o arquitectos). 

Aquí también podemos encontrar a todos los individuos que trabajan por honorarios y/o por proyecto, como los freelancers, en donde si bien no es necesario contar con un título académico, si deben contar con certificaciones o experiencia específica para desempeñar sus funciones laborales, como puede ocurrir con algunas áreas como programación, diseño, marketing o relaciones públicas. Al estar bajo este régimen, ningún cliente puede contratarte de forma exclusiva, ya que lo convertiría en tu empleador lo que lo haría, automáticamente, contraer obligaciones patronales contigo, lo que te haría estar en otro tipo de régimen fiscal.  

Obligaciones fiscales del RAEP

Todos los contribuyentes que se dan de alta en este régimen tienen la obligación de declarar de manera mensual IVA e ISR y de manera anual solo ISR. A diferencia de un trabajador que tributa bajo el régimen de sueldos y salarios,en donde de manera quincenal recibe un salario y su patrón es el responsable de retener y realizar el pago de los impuestos correspondientes; todos aquellos que se encuentran bajo el régimen de actividad empresarial y profesional deben emitir facturas para poder cobrar sus servicios, así como declarar sus ingresos y gastos de manera mensual  y anual; además de pagar los impuestos que les corresponden.

¿Cómo puedo darme de alta en el SAT?

Darte de alta en el SAT no es tan difícil como parece. En primera instancia, puedes iniciar un pre-registro en línea en su sitio web, o bien, acudir directamente a la oficina del SAT que más te convenga y realizar directamente  el trámite con ellos. 

Cualquiera sea el caso, necesitarás presentar los siguientes documentos:

  • CURP
  • Comprobante de domicilio (no mayor a seis meses).
  • Identificación oficial vigente (INE o pasaporte). 
  • Pre-registro en el RFC (aplica solo para aquellos que hayan iniciado su trámite en línea).

Cuando acudas a tu cita, es muy importante que notifiques al funcionario público que te asignen el régimen fiscal al que deseas incorporarte.

¿Qué gastos son deducibles de impuestos?

En el RAEP hay dos tipos de deducciones: por gastos mensuales y gastos anuales. En los gastos mensuales podrás incluir todos aquellos que sean indispensables para realizar tu actividad profesional y en los gastos anuales podrás deducir los gastos personales autorizados.  

Es importante validar que los gastos mensuales estén incluidos en el listado de gastos que autoriza el SAT. Algunos ejemplos de gastos deducibles son:

Gastos mensuales deducibles 

  • Pago de sueldos y salarios a empleados. 
  • Pago de aportaciones al IMSS de sus empleados.
  • Renta del inmueble en el que se efectúan las actividades profesionales del domicilio fiscal registrado. 
  • Servicios como luz, internet y teléfono.
  • Papelería y artículos de oficina. 
  • Inversiones en activo fijo, es decir, equipo de cómputo, móviles o de oficina, construcciones o equipo de transporte; entre otros. 

Gastos anuales deducibles

  • Seguro de gastos médicos o dentales. 
  • Lentes ópticos graduados y no cuesten más de $2,500.00 MXN.
  • Gastos funerarios de cónyuge, hijos o padres.  (en caso de ser necesario)
  • Donativos.
  • Transporte escolar (solo si es obligatorio en la escuela).
  • Aportaciones voluntarias a AFORE o programas de pensión. 
  • Colegiaturas desde nivel preescolar hasta educación media superior (no cuentan inscripciones y reinscripciones). Los montos permitidos (con límite de deducción anual) son: 
  • Preescolar: $14,200 MXN
  • Primaria: $12,900 MXN
  • Secundaria: $19,900 MXN
  • Técnico: $17,100 MXN
  • Bachillerato/ Preparatoria (o similares): $24,500 MXN 

 

En Heru sabemos lo difícil que puede ser realizar tus trámites fiscales, por ello contamos con una gran cantidad de servicios para ayudarte. Olvídate de dolores de cabeza en materia fiscal y enfócate en hacer crecer tu negocio.

Siempre estamos para ayudarte. Resuelve tus dudas de impuestos por Whatsapp con nosotros.

Heru es para todos. Genera facturas electrónicas GRATIS, conoce tu Opinión de Cumplimiento y descarga tu Constancia de Situación Fiscal sin filas.

No credit card required

Get Started.