Todos soñamos con tener saldo a favor en declaración anual. Lo cierto es que eso no depende de quién la presente sino de todos tus movimientos fiscales, por lo que si llegas a lograr devolución o debes pagar, los responsables son tus ingresos y gastos.

Qué es el saldo a favor

Es el monto que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) te devuelve cuando se determina que pagaste más de lo que estás obligado a pagar como contribuyente.

Este saldo se calcula con base a la diferencia entre tu total de ingresos del año y las deducciones personales del mismo, adicional a la disminución de los saldos mensuales efectivamente pagados.

En otras palabras, el Saldo a Favor es la diferencia positiva que resulta en el cálculo de tu declaración, cuando las deducciones son superiores a los Ingresos.

Devolución automática del saldo a favor

Si resulta que pagaste más en un ejercicio fiscal, el SAT te ofrece la opción de solicitar la devolución automáticamente a tu cuenta de banco. Es por ello que quien te presenta la Declaración Anual y Heru necesitan tus datos de bancarios.

Cuando se tiene la opción de la devolución automática del saldo, la autoridad tiene un plazo de 7 días para realizarla, cuando la declaración se presenta en el plazo establecido, es decir antes del 30 de Abril..

Si la devolución no es autorizada, o se autoriza parcialmente, el SAT informa los motivos y mencionará las acciones a llevar a cabo. En estos casos es posible que debas realizar un trámite aclaratorio con la autoridad para dar paso a un proceso manual de devolución.

¿Por qué no tengo saldo a favor?

Siempre existe la posibilidad del saldo a cargo en declaración anual, es decir de tener que pagar un monto adicional por impuestos.

Eso pasa cuando a partir de los ingresos y gastos que tuviste se identifica que pagaste menos de lo indicado en la ley.

No es culpa de tu contador o de Heru que no tengas saldo a favor, solo es cuestión de movimientos que tuviste a lo largo del año.

Es recomendable siempre identificar bien las deducciones aplicables, que son  las estrictamente indispensables para realizar tu actividad económica; así como las deducciones personales, que son las que solo aplican para la Declaración Anual.

Aunque ten en cuenta que la ley también contempla un límite para las deducciones: así que de alguna forma u otra todos terminamos pagando impuestos, ya sea mes a mes o al final del ejercicio fiscal con la declaración anual.

La mejor estrategia para estar al día con tus impuestos es cumplir con tus obligaciones fiscales. Eso incluye el pago de los impuestos que están indicados para todos los régimenes del SAT.

Para que no te compliques ni te confundas descarga Heru en tu celular y resuelve todas tus dudas por chat. Además como lo más importante son tus ingresos ¡no los descuides! Activa tu suscripción de declaraciones mensuales para tener tus cuentas claras siempre.

No credit card required

Get Started.