¿Tienes un salario y obtienes ingresos por negocios externos o eres freelance? O Seguro la primera duda que tienes es saber si es posible tener dos regímenes fiscales para hacer declaraciones al SAT.

A continuación te explicaremos todo lo que debes saber al respecto para ayudarte en este nuevo rumbo profesional. 

¿Qué es un régimen fiscal?

Pero antes de todo, lo primero que debes saber es qué es un régimen fiscal. Cuando una persona comienza a desarrollar una actividad que le proporciona beneficios económicos, es necesario darse de alta en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), y registrarse en el régimen fiscal que más se ajusta a sus actividades para así cumplir con sus obligaciones tributarias. 

Se conoce como régimen fiscal al conjunto de regulaciones que determinan la situación fiscal tanto de las personas físicas como morales al momento de darse de alta en el SAT, la cual establece los derechos y obligaciones de los contribuyentes de acuerdo a su actividad económica. 


A continuación, algunos tips para que sepas cómo elegir tu régimen fiscal.

En nuestro país, existen 2 tipos de personas fiscales: las Personas físicas y las Personas morales. En este caso en específico, solo hablaremos de las físicas ya que son las que nos competen. 

Se determinan personas físicas a toda aquellas personas que tiene la capacidad de contraer derechos y obligaciones, y cuentan con las siguientes características:

  • Cuentan con un nombre al cual pueden presentar ante una institución (así como la documentación que la acredite). 
  • Posee un cuerpo material, es decir, que se puede ver y tocar. 
  • Puede ser soltero, casado o en concubinato. 
  • Contrae obligaciones al cumplir la mayoría de edad (18 años). 
  • Puede tener una o más nacionalidades. 

Ahora bien, estos son los regímenes fiscales para personas físicas reconocidos por el SAT:

Régimen de Actividad Empresarial y Profesional 

En este régimen podemos encontrar a todos aquellos contribuyentes que realizan actividades empresariales o aquellos que prestan servicios de forma independiente; pero  a diferencia del RIF,  éste no está determinado por ningún límite de ingresos. 

Este tipo de actividad económica cuenta con una estructura de empresa; es decir, cuenta con empleados, oficina, puestos laborales establecidos, etc. Aquí entran actividades económicas comerciales, industriales, ganaderas, o agrícolas. 

Ahora bien, si no realizas actividades empresariales pero tus actividades profesionales son especializadas y las realizas de forma independiente, este régimen también es para ti.

Es decir, todas aquellas personas que deben contar con un título para ejercer de forma independiente (como los médicos, abogados o arquitectos) así como los que trabajan por honorarios, freelancers y/o por proyecto y que, si bien no cuentan con un título universitario, sí es necesario que tengan experiencia o estudios específicos para desempeñar ciertas funciones específicas.

 

Arrendamiento de inmuebles

Todas aquellas personas que perciben ingresos por rentar o subarrendar inmuebles (departamentos, casa habitación, terrenos, bodegas, locales comerciales o edificios) , este es el régimen idóneo para ti. 

Asalariados

Son asalariadas todas aquellas que trabajan para una empresa o tienen un empleador y están vinculadas por un contrato de trabajo percibiendo un salario, prestaciones y participación de utilidades derivadas de sus actividades; además de indemnización por separación de su empleo.

En este régimen es importante destacar que deben presentar declaraciones al SAT de forma anual, aquellos que tienen ingresos superiores a $400,000 MXN, si en el año fiscal se tuvo más de un empleador o si el pago derivado de actividades proviene del extranjero. 

 

RESICO: Régimen Simplificado de Confianza 

Este régimen tributarios es ideal para todas aquellas personas físicas con ingresos anuales menores a $3,5000,000 MXN y que tributen en cualquiera de estos 3 regímenes fiscales:

  • Actividades empresariales y profesionales 
  • Arrendamiento de inmuebles
  • Actividades agrícolas, ganaderas, pesqueras o silvícolas 
  • RIF

¡OJO! No puedes tributar en este régimen si eres asalariado. 

¿Es posible tener dos regímenes fiscales?

La respuesta es SÍ.

Puedes realizar diversas actividades para obtener ingresos y en consecuencia puedes presentar declaraciones al SAT para dos o más regímenes fiscales. Sin embargo, es importante aclarar que debes analizar que régimen te conviene más de acuerdo a tu estrategia fiscal.

Si deseas ampliar tus obligaciones, puedes acudir directamente a tu oficina del SAT para solicitar dicho trámite. Recuerda que cada régimen conlleva sus propias obligaciones fiscales y deberás cumplir con ellas.  

Pasos para ampliar las declaraciones al SAT siendo asalariado/a 

Si eres asalariado y deseas obtener ingresos adicionales, puedes optar por tributar en el régimen de actividad empresarial y profesional. 

Los pasos a seguir son:

  1. Entra al sitio web del SAT y agenda una cita en alguna de sus oficinas para darte de alta como persona física con actividad profesional o empresarial. 

  1. Deberás llevar tu e.firma, RFC, comprobante de domicilio y una identificación personal que puede ser tu INE o pasaporte vigentes.  

  1. Una vez que llegues a tu cita, personal capacitado del SAT te ayudará a darte de alta para realizar el trámite de la ampliación de tus obligaciones. Pon mucha atención durante el proceso ya que deberás darte de alta como persona física conservando  también el régimen de asalariados.

A partir de que estés dado de alta en ambos regímenes deberás presentar tu declaración anual por tu cuenta.  Para evitar multas y recargos, te invitamos a descargar Heru, la  solución número uno en impuestos en México.

Siempre estamos para ayudarte. Resuelve tus dudas de impuestos por Whatsapp con nosotros.

Heru es para todos. Genera facturas electrónicas GRATIS, conoce tu Opinión de Cumplimiento y descarga tu Constancia de Situación Fiscal sin filas.

No credit card required

Get Started.